English EN Français FR Deutsch DE Português PT Español ES

¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Do I ring the bell > Entrevista a Alberto Cerdán

Entrevista a Alberto Cerdán

Alberto Cerdán (Cabanillas, 1954) nació en un pueblecito de Navarra pero apenas llegó al mundo, con 4 meses de vida, se trasladó junto con sus padres a Barcelona. Vivieron en una casita en la parte baja del Guinardó en la que su madre tenía una peluquería, por tanto su infancia ha estado marcada por la banda sonora de los secadores y el olor que despedían los líquidos para fijar las permanentes.

Este barcelonés, de origen navarro es un hombre que ha sabido labrarse su nombre y dejar su huella diferenciadora a base de trabajo, respeto hacia las personas que le rodean y pasión hacia su profesión.

¿Cómo fue su incursión en el mundo de la peluquería? ¿Siempre tuvo claro que quería ser peluquero?

Mi incursión en el mundo de la peluquería nació de mis raíces, de mis padres. Nací en un salón de peluquería donde convivíamos, donde hacíamos nuestra vida cotidiana. Mi habitación de la peluquería era un pladur donde detrás estaban acoplados unos secadores de casco. Esas primeras sensaciones de cuando te empiezas a descubrir a ti mismo y ves que hay un mundo ahí que es un mundo de servicio, donde mi madre cambiaba a las mujeres y veías que entraban y salían de un modo muy diferente. Ahí empecé a vivir y sentir ese mundo de la peluquería.

No sé qué hubiera podido ser. Creo que el mundo de la peluquería me incitaba el poder ver los cambios, el poder ver a aquellas personas que entraban a veces un poco decaídas, un poco deprimidas y salían contentas, felices y además con un cabello cambiado. A veces rizado, a veces decolorado… pero con esa sensación de cambio que me atraía tanto.

¿Cree que la peluquería a día de hoy está suficientemente valorada?

Creo que, a día de hoy, la peluquería empieza a estar muy valorada. No solamente hay ese reclamo de las personas que no les gusta estudiar, ahora es gente que le gusta, que le gusta tratar el mundo del color, el mundo del cabello, el mundo del corte, de los acabados, de los recogidos… es absolutamente todo un arte, es moldear una materia viva. Hay gente que es escultor, pero hay gente que es peluquero y te dan ese mismo arte.

Nací en un salón de peluquería donde convivíamos, donde hacíamos nuestra vida cotidiana. Mi habitación de la peluquería era un pladur donde detrás estaban acoplados unos secadores de casco.

¿Existe un momento que marque un antes y un después, que, de no haberse dado, la carrera profesional de Alberto Cerdán no sería lo que es hoy en día?

Sí, hubo un antes y un después en mi vida. No quizá por si quería ser peluquero o no, porque eso lo tenía muy claro desde pequeño, pero cuando conoces personas como Alberto Cebado te das cuenta que la profesión tiene más que cortar un cabello o dar un color. Hay muchas más cosas que ofrecer dentro el mundo de la peluquería, es aconsejar, es hacer un diagnóstico,  personas que tienen un problema de caída, un problema de un momento personal y profesional muy duro y el mundo de la peluquería y el cabello, evidentemente, ayuda a sostener la ilusión, y te puede cambiar la vida. Es muy importante haber conocido a una persona tan honrada y con tanto arte como Alberto Cebado. Igual que todos los directores que conocí de Cebado.

Ha sido bautizado como el «estilista de las celebrities» porque muchas mujeres personajes públicos han confiado su belleza y se han puesto en sus manos. ¿Qué es lo que le ha hecho para ganarse la confianza y el cariño de celebrities?

El mundo de las celebrities es un mundo que cambia día a día. Empezamos hace muchísimos años con actrices, actores de cine, seguimos por las series, actores de televisión de grandes series, seguimos por el mundo del deporte, volvemos otra vez al mundo del cine, al mundo de las series… Es un mundo muy cambiante, pero creo que hay algo que está por encima de todo, ya que a nosotros, los estilistas o peluqueros, nos tienen confianza, lo que quieren es profesionalidad y nosotros estudiamos todos los casos.

Después está el hecho de la discreción, en todo, son personas relevantes que en algún momento de tu trabajo están hablando de sus cosas personales. Son las dos cosas que han hecho que crean en nosotros y en todo nuestro equipo, la parte artística y la parte de la discreción, no porque haya cosas que no podamos decir sino porque es algo fundamental a la hora de atender a una persona conocida.

Lo importante es saber un poco lo que quiere cada uno y acertarlo, tener mucho diálogo con la clienta y ver cuál es el motivo por el cual está en la peluquería, puede ser una cosa personal o puede ser una cosa profesional y la química está en saberlo.

¿Nos puede contar una anécdota curiosa o divertida? ¿Con cuál de ellas ha sido más complicado ponerse en sus manos?

La más divertida fue, cuando entró una clienta hace un tiempo, y me pedía un cambio, que le hiciera una media melena como la de Elsa Pataky y me decía: porque tengo una cita esta noche y sé que a mi pareja siempre mira a Elsa Pataky. A partir de ahí, el día siguiente tuve fotos de ella casi prometiéndose con este novio porque dice que no es que se había parecido a Elsa Pataky, sino que estaba muchísimo mejor. Me estuvo enviando correos, mensajes por Instagram y fotos de ella y su novio, que había triunfado, que era la Pataky del momento.

Fue muy divertido porque no solamente hizo que el novio se enamorara aún más de ella sino que todo su estado emocional cambió, y eso para mí es muy importante.

Y más complicada, la verdad es que no hay gente complicada, lo importante es saber un poco lo que quiere cada uno y acertarlo, tener mucho diálogo con la clienta y ver cuál es el motivo por el cual está en la peluquería, puede ser una cosa personal o puede ser una cosa profesional y la química está en saberlo, en adivinarlo para ofrecer el mejor servicio. A veces no cortar mucho significa mucho cambio, a veces no cambiar mucho el color, a veces es simplemente que entiendas lo que quiere.

Alberto Cerdán Space

Sus colecciones han desfilado por todo el mundo: Los Ángeles, Londres, París, Moscú, Roma, Milán, Mónaco…, ¿Qué ha cambiado internamente a Cerdán desde la primera colección que realizó a la última? ¿Sigue sintiendo esos nervios iniciales que comporta crear una colección

La autenticidad, la naturalidad, pero sobre todo intentar, al mismo tiempo que provocas, das un poco más de si en el verbo adaptar, en la adaptación. Cada vez nos adaptamos más al tiempo, al mundo, a como se mueve la gente, a la gente joven, cuál es la última música, cuáles son los movimientos de la gente de la calle… eso es lo que para nosotros es muy importante en la colección, exprimir lo que hay en la calle, en la calle del futuro, en tus colecciones. Eso es muy importante. No solamente de cabellos sino de ropa, de estilismo… Pero la imagen total tiene que ser algo nuevo que sea el futuro de nuestra calle y eso es lo que pretendemos en cada una de las colecciones.

Sí, es ese miedo que controlas en cualquier colección, en cualquier máster o en cualquier comentario que puedes hacer. Esos nervios tienen que existir. Tienen que existir, pero no tienen que hacer que tus palabras se debiliten o que tiembles, pero ese miedo es el que te hace vivir y revivir.

¿Qué elemento o arte inspira su visión creativa para crear una colección?

Los elementos están muy claros en mi vida cuando tenemos que crear una colección. Sin información es imposible crear una colección y esa información para mi es vital encontrarla en la calle, en diferentes tipos de movimiento de la calle, tipos de sociedad, tipos de movimiento por tipos de edad, dentro de la música también es muy importante, dentro del cine, también. Pero lo que realmente me da vida es hablar con la gente, hablar con todo tipo de personas, el entrar a formar parte de esa diversidad que en estos momentos hay en el mundo. Es lo que me hace ver claro cuál es la colección, cuál es lo que tengo que hacer. En estos momentos, en la diversidad está mi punto y mi ojo clavado.

¿Cuáles son tus referentes en la vida profesional y en la no profesional?

Mis referentes en mi vida profesional siempre han sido los mismos: mi madre, Alberto Cebado y, en estos momentos, toda la gente joven que sale que tiene algo que decir. Por eso, mi inspiración me gusta cada día más, intento mejorarla porque me gusta todo, pero mi inspiración profesional es desde la primera persona que tiene una idea hasta la última. Me gusta verlo todo, y lo respeto todo, pero mis maestros siempre han sido mi madre Mercedes y Alberto Cebado.

En la no profesional me gusta mucha gente, sobre todo aquella gente que cuenta su historia antes de llegar a lo más alto de su carrera. Podemos llamar a los creadores de Dyson, a los creadores de Instagram, de Youtube, de Apple… toda esta gente me ilusiona, me entusiasma. No me gusta tanto el desarrollo que han hecho como su propia vida hasta llegar ahí.

La conquista en este sector es cada día, que te respeten, que te valoren, que la gente creza contigo. Eso es lo más importante para mí.

Después de casi 50 años dedicados a la peluquería, ¿qué le queda a Alberto Cerdán por conquistar en este sector? ¿Qué otros caminos le gustaría explorar dentro de su profesión?

La conquista es día a día. No es que me quede algo por conquistar en este sector, es que aún no he conquistado nada. Es cada día, que te respeten, que te valoren, que la gente crezca contigo. Esto es lo más importante para mí. No me queda nada y me queda mucho, me queda todo.

Los caminos que me gustaría explorar dentro de mi profesión son los que hago ahora, la verdad es que siempre pienso en mis equipos y en mi gente, y valorarlo, porque sin ellos, no seríamos absolutamente nada. Explorar dentro de nuestra profesión, iniciar un camino diferente, lo habrá. Lo habrá cuando la parte digital esté equilibrada con la parte presencial, y a partir de ahí, podremos crear en nuestros propios salones imágenes para nuestras clientas a distancia. Eso es lo que más me motiva. Crear modelos de cabello y modelos de color a distancia. Teniendo puntos de coloración y de corte en todo el mundo, que sigan las directrices de una filosofía propia. Al mismo tiempo, que Internet sea una vía para enlazar estas imágenes, pero no como producto o como e-commerce sino como una venta personalizada de la clienta, que es lo más importante para mí. No hay que dejar que los e-commerce nos coman la vida.

¿Qué le diría a ese joven que empezó aprendiendo el oficio con 12 años en la peluquería que abrieron sus padres?

A esa persona que empezó a los 12 años haciendo de peluquero en la casa de sus padres, yo creo que es una oportunidad única de respetar el trabajo de tus padres, de ver cuál es su manera de tratar el cliente, de cómo van cambiando las clientas cuando entran de cuando salen, eso es algo maravilloso que ves desde muy pequeño. Le diría que ha tenido una inmensa suerte al tener unos padres peluqueros y que ojalá que este testigo lo pase a sus hijos, porque el mundo de la peluquería es un mundo de arte, donde creces con el arte y moldeamos una materia viva, somos igual de artistas que un pintor o un escultor.

Mi lema es No caigamos en la rutina, porque si le quitamos la T a rutina, es una ruina.

Alberto Cerdán

¿Qué proyectos tiene inmediatos Alberto Cerdán?

El proyecto inmediato de Alberto Cerdán es Alberto Cerdán Space, una línea creada para la diversidad donde nuestro cliente no es ni joven ni mayor, es especial. Ese es nuestro camino, Alberto Cerdán está muy consolidado a nivel de nombre de nuestros salones, a nivel de naturalidad, comercialidad, innovación… pero Alberto Cerdán Space atraviesa esa línea y enlaza con la diversidad.

Vip Style Magazine tiene una plataforma social, Do it for them, desde donde ayudamos a niños en riesgo de exclusión. ¿Qué causas son las que mueven a Alberto Cerdán?

Con los niños en riesgo de exclusión se tiene que mejorar su situación, todos tenemos que ayudar. En nuestro caso, todo lo que podamos hacer, lo vamos a hacer. A mí me mueven muchas cosas, pero la educación es una de las cosas que aprendí de mi madre y de Alberto Cebado y están en mi corazón, están en mi vida y en mi sangre. Y, evidentemente, con los niños se puede hacer muchísimo trabajo y siempre están un poco en tu vida. Empieza por los hijos y empieza por los niños que ves. Ahí tenemos que hacer toda la ayuda que realmente podamos. Mi corazón está ahí.

Test a Alberto Cerdán

  • ¿Qué talento te gustaría tener?  Ver el futuro, pronosticar el futuro y adivinar los nuevos tiempos para que las cosas funcionen de manera natural y sin forzar.
  • ¿Cuál consideras que es la virtud más sobrevalorada? La virtud de crearte seguro de ti mismo, decir lo que realmente se tiene que hacer sin haberlo hecho tu antes.
  • Si no hubieras sido peluquero ¿qué crees que serías?  Psicólogo.
  • ¿Cuál es el defecto que más odias de ti mismo?  Que mi cerebro es muy particular y se queda con las cosas buenas, lo negativo lo borro. Lo odio y al mismo tiempo lo amo.
  • ¿Y de los demás?  La falta de educación.
  • ¿Cuál es tu mayor extravagancia? No ser uno mismo.
  • Un héroe: Mi padre.
  • Un Villano: Aquel que engaña, el que dice que va a hacer algo y no lo hace nunca.
  • ¿Cuál es tu posesión más preciada?  Las fotos de mis hijos, de mis padres y de mi abuela. El recuerdo.
  • ¿Cuál es tu lema? No caigamos en la rutina, porque si le quitamos la T a rutina, es una ruina.

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra

Newsletter

Sé el primero en participar de todas las novedades de Vip Style Magazine y recibe gratis la versión reducida de la revista.