English EN French FR German DE Portuguese PT Spanish ES

¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Asha´s Place > Entrevista a Enric Masip

Entrevista a Enric Masip

luxury magazine barcelona

Es y seguirá siendo, sin duda, el gran capitán del Barça de balonmano con el que ha ganado todos los títulos posibles. También ha sido un referente en la selección española y está considerado uno de los mejores jugadores que el balonmano español ha dado en toda su historia. Pero Enric es mucho más que eso, es una persona con unos valores humanos muy fuertes y con una visión de la vida marcada por toda su etapa como deportista de élite: compromiso, honestidad y trabajo en equipo.

Hoy me encuentro con él en Roig Robí, referente en Barcelona de la cocina tradicional catalana, un restaurante de los de toda la vida donde el producto manda y, donde la calidad está por encima de todo. Joan Crosas dirige este templo de la gastronomía catalana desde hace casi 40 años cuando lo fundó junto a Mercè Navarro. Pero el Roig Robí esconde un maravilloso secreto más allá de su fantástica cocina: si cruzamos la sala, llegaremos a un precioso jardín, un reducto de naturaleza y paz en medio de la ciudad. Merece la pena disfrutarlo degustando esos platos de toda la vida en un entorno privilegiado.

Empezaste en el deporte de muy niño. ¿Siempre quisiste jugar a balonmano?

Soy de esas generaciones en las que tu padre era tu referente, tu héroe. Y él era jugador de división de honor de balonmano, había ganado ligas, era el espejo donde quería verme reflejado. Por eso mi hermano y yo nos acabamos decantando por el balonmano y empezamos nuestra carrera en el Granollers.

Para la elección del menú nos ponemos en manos de Joan. Aquí no se puede fallar. Empezamos con algo fresco y de temporada, una excelente ensalada de tomate con anchoas y aceitunas negras. Tomates que saben a tomate y unas delicadas anchoas que se deshacen en la boca. Para completar esta primera entrega, un clásico de toda la vida, una ensaladilla rusa como pocas podréis probar.

Nos dejamos aconsejar en el vino y nos sugiere un priorato tinto ligero que combina bien con la comida y la época en la que estamos. Excelente, como cualquiera de los vinos que encontraréis en la carta del Roig Robí.

Tu familia siempre ha sido un referente para ti. ¿Qué valores te inculcaron y qué importancia tuvo el deporte en ello?

Siempre he pensado que la familia es el pilar de tu formación. Y los valores del deporte son totalmente extrapolables a la vida: esfuerzo, sacrificio, responsabilidad. Ya estando retirado, cuando colaboraba con la Fundació del F.C. Barcelona, hicimos una campaña que se llamó “Deporte y juego limpio” y fuimos por muchísimas escuelas a dar charlas. Era fantástico ver como los más pequeños comprendían la importancia del esfuerzo, del compromiso, del compañerismo, del respeto o de la honestidad a través del deporte. Fue muy bonito.

Joan nos hace continuar con dos delicias salidas del mar: unos calamarcitos increíblemente frescos cocinados a la plancha para respetar su esencia y, una versión original y deliciosa de nuestro pulpo, sustituyendo las patatas por un excelente humus. Es una gozada.

¿Y porqué el número 5, tenía un significado especial para ti?

No no, que va. Yo quería el número 2 que era el que toda la vida había llevado mi padre, pero estaba cogido. Me ofrecieron varios y me quedé con el 5. Cuando al cabo de 3 o 4 años Óscar se retiraba, me ofrecieron coger el 2, pero pensé que la gente ya me asociaba al 5 y que era mejor seguir con él. Y en la selección española hice lo mismo.

Como Joan nos ha visto dudar entre un pescado y un arroz nos ha preparado un poco de cada. Empezamos los segundos con una impresionante lubina salvaje al horno. La cocción de toda la vida, esa que no le roba protagonismo al pescado, pero que bien ejecutada, lo eleva al siguiente nivel.

¿Cuáles son tus mejores recuerdos de tu época como jugador?

La gente siempre piensa que son los títulos, las champions o las medallas, pero en realidad, son los relacionales, los del grupo, los de los compañeros. Ganar es muy bonito, pero una vez ha pasado el subidón, te das cuenta de que no vives del éxito, no vives de las victorias, lo que siempre te queda son las vivencias con el equipo, los momentos buenos y los malos.

Y hablando de tocar el cielo, llega el esperado arroz de “esperdenyas”. Para los que no habéis tenido el placer de probarlas en alguna ocasión, es como llevarse un trozo de mar a la boca. El arroz está delicioso y en un punto de cocción perfecto. Hemos hecho bien en seguir la recomendación de Joan y probar dos segundos.

¿Cómo se gestiona el abandonar la vida del deportista de élite, el pasar de la noche a la mañana a ser una persona “normal”?

Depende mucho del carácter de cada uno y de en qué momento y cómo se produzca la retirada. Si te retiras de forma natural porque te has hecho mayor, es lo que toca. Lo difícil es cuando te ves obligado a retírate por temas físicos, por una lesión cuando todavía te quedarían buenos años en activo. A mi me pasó y tuve la suerte de unirme a la Fundació del Barça en el momento en que Laporta la cambió de arriba abajo para convertirla en una auténtica fundación con un objetivo social. Realmente fue un honor ser parte de todo aquello y me ayudó en mi retirada prematura, para la que no estaba preparado.

Háblame del campus de verano que cada año organizas.

La idea del campus surgió cuando ganamos la liga de los Pirineos, una competición infantil y juvenil que se organizó en Andorra entre equipos españoles y franceses del área. En 21 años han pasado por allí más de 3.000 niños y los recuerdos de todas las familias son buenísimos. Utilizando el balonmano como vehículo, hacemos un montón de actividades lúdicas y culturales.

Llega el momento del postre y han seleccionado para nosotros algo ligero y refrescante: crema de yogurt con sorbete de mandarina. La cremosidad del yogurt en combinación con la acidez de las mandarinas está realmente lograda.

Y hablando de niños y de educación ¿cómo ves la asignatura de deporte en nuestras escuelas?

Francamente, creo que se le da un enfoque erróneo. Debería usarse para transmitir valores, para inculcar hábitos de vida saludables. El objetivo debería ser enseñarles a tener una vida saludable, a desmarcarse de la vida sedentaria que poco a poco les estamos enseñando a vivir. Compruebo cada año en el campus que, si les enseñas a disfrutar de la naturaleza, a pasárselo bien sin necesidad de una pantallita, lo compran ya.

Si en un futuro volvieras a vincularte al Barça, ¿qué cambiarías?

Lo primero y sin ningún tipo de duda, que la gestión deportiva estuviera en manos de los expertos en el tema, tal como hizo Laporta nada más llegar. Ahora muchos directivos son empresarios que pueden ser muy válidos en sus negocios, pero que no tienen ni idea de gestionar una entidad deportiva y que no tienen ningún reparo en pasar por encima de los expertos.

Para acompañar al café, Joan nos sirve sus seis texturas de chocolate, una auténtica locura para los amantes de este producto tan nuestro. 

Para terminar, una pregunta difícil. ¿Con qué te quedas de los 23 años que estuviste en el Barça?

Son muchas vivencias, pero creo que hay dos momentos inolvidables: el día que me ficharon y el día que retiraron mi camiseta con el número 5. Pensar que ese número no lo volverá a lucir nadie por respeto a tu trayectoria, es algo muy bonito.

Ha sido una de aquellas comidas de las que sales tranquila, relajada y feliz. Enric nos ha abierto su corazón de par en par y nos ha mostrado la persona que hay más allá del deportista. Un hombre con unos principios muy profundos, solidario, amante del deporte y del que ha sido el club de su vida: el FC Barcelona. Y todo ello en el precioso jardín del Roig Robí, uno de esos clásicos de Barcelona que mantiene el listón muy alto por años que pasen. Una visita obligada para los amantes de la buena cocina catalana.

¡¡Participa en nuestros sorteos VSM, suscríbete ya!!