¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Healthy life > ¿Padeces el síndrome del impostor?

¿Padeces el síndrome del impostor?

healthy lifestyle

Cuántas veces no habremos oído nombrar esta expresión sin acabar de entender a qué se referían. El síndrome del impostor es uno de los “males” más padecidos a nivel profesional y gira en torno a la incapacidad de asumir e interiorizar los éxitos laborales. Indaguemos un poco más en ello y descubramos por qué las mujeres somos más propensas a sufrirlo.

Nos encontramos en un periodo histórico sin precedentes. Con la llegada del coronavirus y el aislamiento social, son muchas las personas que han perdido sus empleos. Reducciones de plantilla, reducciones de horario e incluso cierre de empresas que no han podido hacer frente a esta crisis económica que no ha hecho más que empezar. Lo cierto es que ahora, encontrar trabajo es más difícil que nunca. Hay pocas ofertas, pero las que hay y pueden valer la pena piden tantos requisitos que terminamos por desistir. Muchas de estas vacantes exigen capacidades inhumanas pero, ¿qué sucede cuando aplicamos y nos dan el trabajo?

La primera reacción es pensar que “ha sonado la flauta”. Un puro golpe de suerte. Este es, probablemente, el primer indicio de que sufres (o sufrirás) el síndrome del impostor. La Universidad de Bringham Young ha realizado un estudio en el que se demuestra que más del 20% de la población trabajadora/universitaria lo padece.

A pesar de haber demostrado una competencia más que válida para el trabajo y de que sus compañeros sean conscientes de ello, el sujeto tiende a sentirse como un fraude. Todos sus éxitos los achaca a la buena suerte y no logra deshacerse nunca del sentimiento de que pronto será descubierto y sus verdaderas capacidades saldrán a la luz.  

Síntomas solo en el entorno laboral

Es esencial tener en cuenta que este síndrome no está relacionado con ningún tipo de enfermedad mental. Sus síntomas solo se hacen latentes en un entorno laboral y normalmente desaparecen al salir de él y al relacionarse con gente fuera de ese ámbito.

Tan común es este tipo de padecimiento que personalidades mundialmente reconocidas por sus capacidades, como Michelle Obama, Ellie Goulding, Kate Winslet, Neil Armstrong o Sheryl Sandberg han reconocido padecerlo durante gran parte de su trayectoria profesional.

View this post on Instagram

Sorry this is a little late, but I had to speak about about Mental Health Awareness, for what it’s worth. We all have a right to feel what we do, whatever it is, whoever we are- Exhilaration, madness, absolutely nothing at all, confusion, chronic sadness… (I can sometimes feel all these things in the space of a few days). I am beyond relieved that more light is being shone on the complexity of going from being a touring artist/ performer to going straight back to normality on a regular basis. The constant change of pace is sometimes just too much to bare. Thank you to those artists who have spoken so candidly about it lately. I know I chose this job but nothing could have prepared me for the ups and downs that come with it. I know for sure that a lot of my anxiety has come from what they call “imposter syndrome” not believing in myself enough and thinking that I don’t deserve happiness, which results in wanting to sabotage my own success. I keep my head straight by training every day (running and boxing mainly) and although it is so hard sometimes to be motivated, the feeling of blood pumping through my veins and a human body performing the way it so impressively does reminds me how cool it is to be alive. Today I’m thinking about my grandfather, who took his own life a few years back. I wish I had spoken to him more, and wish we could have had even the smallest clue of how unhappy he was. I admire those who get out of bed every morning and seize the day, even when they’re not feeling too great. That requires a lot of courage. Please know that you are doing amazingly and I’m proud of you. Ellie xx #mentalhealthawareness

A post shared by elliegoulding (@elliegoulding) on

La desigualdad profesional como factor

El síndrome del impostor es una afección especialmente común entre las mujeres dada la desigualdad que todavía existe en el sector profesional. Es por eso que el profesor Bryan Steward —participante de este estudio— reconoce la importancia que tiene el entorno cultural.

“Es de vital importancia crear culturas en donde se hable del fracaso y de los errores con libertad y así tener la oportunidad de aprender a pedir ayuda”.

Bryan Steward

También puede interesarte: