English EN French FR German DE Portuguese PT Spanish ES

¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Healthy life > La doble cara del Satisfyer: Todo lo que no sabías

La doble cara del Satisfyer: Todo lo que no sabías

satisfyer VSM

El Satisfyer se ha convertido en el juguete erótico del momento, un tema recurrente, el regalo más deseado en navidades y un posible y divertido disfraz para carnaval.

Este succionador de clítoris, ha conseguido deshacerse del tabú sobre la masturbación femenina, pero ¿realmente es oro todo lo que reluce?

Son varias las it girls e instagrammers que han hablado sobre el famoso juguete erótico. Famosas como la actriz Maria Valverde, han reconocido el uso del Satisfyer. Otras, como Moderna de pueblo decidieron contar su experiencia con el Satisfyer Pro 2, en una colaboración con Plátanomelón.

El fast food de los orgasmos

Tal y como señalan en la web, el Satisfyer estimula mediante ondas expansivas el clítoris sin necesidad de tocarlo. Cuenta con 11 niveles de intensidad y según numerosos estudios el 83% de mujeres que lo utilizan llegan al orgasmo en menos de 2 minutos. En definitiva, una manera fácil y rápida de llegar al clímax.

Pero no todo es positivo, pues el conocido juguete erótico tiene doble cara.

Satisfyer: No es oro todo lo que reluce

Son varias las sexólogas que han empezado a advertir de los contras del famoso succionador de clítoris. Si se lleva al límite su uso, cabe la posibilidad de que la mujer que lo haga pueda no llegar al orgasmo de otra manera. Así lo explica la sexóloga Cristina Callao en su cuenta de Instagram.

El cerebro puede llegar a acostumbrarse a la intensidad generada por el satisfyer. En este sentido, la psicóloga y sexóloga Adriana Royo ha señalado: “Muchas mujeres vienen a consulta diciendo que ya no pueden tener orgasmos ni ellas solas ni con sus parejas. De repente, lo usan cada día y esto hace que se acostumbre la parte neuronal del cerebro, como si fuese un hábito”.

Según Royo, otro de los problemas que tiene el succionador —y que muchas compradoras ven erróneamente como un beneficio— es la rapidez con la que se llega al orgasmo. “Se trata del fast food de los orgasmos y esto no está del todo bien porque el placer va de dedicarse tiempo, espacio y tomarse las cosas con calma”, señala Royo. 

La rapidez con la que se llega al orgasmo con el Satisfyer, puede acostumbrar a nuestro cuerpo a que el camino que nos lleve al placer sea de esta manera, con esta intensidad y estimulando solo esa zona.

¿Cómo evitar que esto ocurra?

Cristina Callao recomienda: “usarlo alternando otras modalidades de masturbación”. Mientras que Adriana Royo opina que “ el tema no es usarlo, sino cómo lo usamos”. 

También podría interesarte:

¡¡Participa en nuestros sorteos VSM, suscríbete ya!!