¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Healthy life > Hábitos saludables para disfrutar las redes sociales

Hábitos saludables para disfrutar las redes sociales

healthy habits

Vivimos en la era de las redes sociales y la relación que hemos desarrollado hacia ellas es de amor odio. Sucede lo siguiente: nos encantan, pero no logramos mantenernos alejadas de ellas. A día de hoy son una de las fuentes que reciben una mayor inversión de tiempo y dinero y, los sectores más jóvenes de la sociedad cuentan cada vez con más adictos. A pesar de ello, crear hábitos saludables para escapar de la burbuja digital y gestionar tu salud mental es posible, manteniendo incluso una vida activa en Instagram.

El botón de like ha convivido con nosotros casi 15 años —desde la introducción de Vimeo en 2005— y con la evolución del mundo digital y las nuevas herramientas, las nuevas generaciones han terminado por asociar su autoestima con el número de likes que generan sus post en las redes.

Tanto es así, que muchas de estas plataformas han optado por implantar medidas que repercutan de manera positiva en la salud mental, la autoestima y el comportamiento online de sus usuarios. El ejemplo más destacado es el de los likes invisibles de Instagram, una medida que ya se está llevando a cabo en países como Australia, Japón, Irlanda y Brasil y que pretende ocultar a la vista esa función, para aliviar la presión que generan estas pequeñas muestras de aceptación/rechazo en los usuarios.

A raíz de esta problemática, la escritora y editora Sarah Raphael y la modelo, escritora y activista Naomi Shimada han optado por publicar Mixed Feelings: Exploring the Emotional Impact of our Digital Habits, una colección de ensayos y conversaciones personales y honestas en torno al impacto emocional que Internet tiene sobre las mujeres. Estos son algunos de los tips que ofrecen para reconfigurar los hábitos digitales sin dar la espalda completamente a las redes sociales:

¿Qué sensaciones te provoca desplazar el pulgar hacia abajo?

Instagram llegó a nuestras vidas en 2010 y solía utilizarse para compartir momentos especiales o imágenes artísticas sobre experiencias puntuales. Casi una década después, se ha convertido en la mayor plataforma de comunicación en la que la gente construye su marca personal.

A consecuencia de esto, se ha creado lo que hoy en día se conoce como la “cultura influencer” y el juicio valorativo se ha generalizado hasta el punto de radicalizar las opiniones y encasillar a las personas a partir del contenido que publican.

healthy habits

Ser conscientes de las reacciones que nuestra mente experimenta ante el contenido que visualizamos es un punto clave para gestionar mejor nuestra relación con las redes. Llenar nuestro feed de cuentas que realmente nos interesen y aporten un mensaje positivo y auténtico transformará radicalmente nuestra experiencia.

Mi aspecto real

¿Quién no ha tenido la sensación de verse mejor en el espejo que en una fotografía? Hay estudios que demuestran que un selfie puede llegar a hacer que  una nariz parezca casi un 30% más grande de lo que en realidad es. Un autorretrato no es más que un espejo distorsionado que nunca mostrará al 100% nuestra apariencia. Antes de recurrir a herramientas de foto edición que distorsionen, todavía más, el aspecto que tienes en realidad, recuerda: si un selfie aumenta tu ansiedad, no tienes por qué hacértelo.

Ni tus romances ni tú estaréis nunca a la altura de las expectativas

Es muy fácil caer en la equivocación de pensar que lo que vemos en la cuadrícula de Instagram es la realidad. Antes de buscar un nuevo romance en las redes y empezar una relación a través de la comunicación digital, es muy importante que tengas en cuenta que aquello que estás viendo en los perfiles sociales es, en el mejor de los casos, la mitad de la verdad, del mismo modo que lo que tu muestras tampoco se corresponde a la totalidad de tu persona.

también puede interesarte: