¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Made in luxury > Woven City es la ciudad del futuro en Japón

Woven City es la ciudad del futuro en Japón

luxury magazine barcelona

La historia moderna está plagada de proyectos utópicos para mejorar la calidad de vida de las personas y Woven City es uno de ellos. Toyota presenta este nuevo ecosistema como la ciudad del futuro, idealizando la autonomía y la sostenibilidad de las nuevas urbes.

La ciudad prototipo del futuro

El gigante japonés de la automoción pretende desarrollar este proyecto como un “laboratorio viviente” completamente autónomo, habitado por un máximo de 2.000 ciudadanos. Entre los residentes se espera contar con la presencia de investigadores especializados en autonomía, robótica, movilidad personal e inteligencia artificial.

Construir una ciudad completa desde cero, incluso a pequeña escala como esta, es una oportunidad única para desarrollar tecnologías futuras, incluyendo un sistema operativo digital para la infraestructura de la ciudad. Con personas, edificios y vehículos conectados y comunicándose entre sí a través de datos y sensores, podremos probar la tecnología de IA conectada, tanto en el ámbito virtual como en el físico, maximizando su potencial.

– Akio Toyoda, presidente, Toyota Motor Corporation

El arquitecto danés Bjarke —fundador y director creativo de Bjarke Ingels Group (BIG) — ha sido designado por Toyota como el visionario de esta nueva ciudad, que se construirá en 175 acres en la base del Monte Fuji. Los problemas a resolver no son pocos, pues la nueva metrópoli debe proveer soluciones de movilidad, conectadas, autónomas y libres de emisiones.

Autonomía y sostenibilidad

Los planos de la nueva ciudad incluyen una cuadrícula orgánica para maximizar la movilidad a todos los niveles (velocidad y autonomía) tanto para vehículos como para peatones. Asimismo, se espera que respete los esfuerzos por la construcción de una vida urbana más sostenible integrada. Por ello, a nivel energético todas las viviendas quedarán cubiertas por unas celdas de combustible de hidrógeno, complementadas por techos cubiertos de paneles fotovoltaicos.

Para minimizar la huella de carbono, se ha decidido usar la madera como material principal de construcción. Además, de este modo logran ensamblar tecnología y tradición, respetando el estilo de carpintería clásica japonesa.

El inicio del proyecto está previsto para principios del próximo año, y solo con el tiempo se verá si un modelo de ciudad similar puede expandirse a poblaciones mayores.

También puede interesarte: