English EN French FR German DE Portuguese PT Spanish ES

¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Leisure > Larga (y feliz) vida a tus cactus

Larga (y feliz) vida a tus cactus

healthy lifestyle

En pocas cosas estaremos todos más de acuerdo que en afirmar que una planta da vida a cualquier espacio. Pero también coincidiremos mucho al decir que no todos disponemos de las habilidades para cuidar de ellas. Si al leer esto te sientes identificado, no sucumbas a la tentación de comprar plantas artificiales. ¡Los cactus acuden al rescate! Hoy te contamos algunos truquitos para asegurarle una larga y feliz vida a tu cactus.

Los amantes de las plantas no hacen distinciones, pero para el resto de mortales sin traza, los cactus son todo un salvavidas. Tienen fama de ser resistentes, de adaptarse a condiciones climáticas extremas y a no “lloriquear” si uno se olvida de regarlo… La verdad es que los cactus forman parte de la familia de las suculentas, un grupo de plantas capaces de almacenar grandes cantidades de agua. Así pues, suelen necesitar menos cuidados que otras especies. Pero eso no los convierte en inmortales y, si no se cuidan como es debido, terminan por morir. Lo peor del caso es que los cactus tardan mucho en mostrar los síntomas de maltrato y, por eso, una vez se hacen evidentes, es prácticamente imposible salvarlos.

Para evitar llegar a estos extremos, te ofrecemos cuatro consejos para un correcto cuidado de tus cactus:

Luz sí, pero no demasiada.

Aunque estemos acostumbrados a la típica imagen de un cactus en el desierto, lo cierto es que los cactus de interior se conservan mejor si reciben la luz de forma indirecta. Oriéntalo hacia el este o el oeste y ya formarás parte de la élite de los cuidadores profesionales de cactus.

El aire no les gusta.

Especialmente en invierno, procura que estos pequeños amantes del sol no se encuentren en medio de una corriente de aire.

Agua, la justa y necesaria.

Recuerda que las suculentas son capaces de almacenar el agua. Por eso no es necesario que sigas las mismas dinámicas de riego que con otras plantas. En invierno, con una vez al mes es suficiente. En verano, si el calor es fuerte, una vez cada dos semanas debería bastar.

Muerte por anegamiento.

En otras palabras, inundar la maceta es una sentencia de muerte para tu cactus.

También puede interesarte:

¡¡Participa en nuestros sorteos VSM, suscríbete ya!!