¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Made in luxury > Lalique: el arte de fusionar el cristal y el vino

Lalique: el arte de fusionar el cristal y el vino

lujo

El arte, el vino y el cristal se fusionan para dar lugar a la que es la última novedad emblemática. Dicha combinación viene de la mano de la empresa vidriera Lalique y da como resultado la creación del primer barril translúcido de vino a nivel mundial.

A rasgos generales, Lalique fue fundada por René Lalique en 1988, y es una firma francesa reconocida como símbolo del lujo por su ardua labor en los campos del cristal y del vidrio. Su misión es confeccionar piezas atemporales que transmitan emociones, como perfumes, objetos de diseño, artículos decorativos y obras de arte.

Su último y gran proyecto en el que se sumergieron es la elaboración de un barril traslúcido único y exclusivo para vino ideado para la celebración del 400 aniversario del Hotel Château Lafaurie-Peyraguey. Lalique decidió rendirle homenaje relanzando la bodega de vino Sauternes Château Lafaurie-Peyraguey con los que se unieron originalmente.

La fusión de Lalique y la bodega Sauternes Château fue en 2014, que inicialmente era un exclusivo bed and breakfast y que actualmente se ha convertido en el Lalique Hotel& Restaurant Château Lafaurie-Peyraguey. Es en su vestíbulo principal donde podrás disfrutar del barril en cuestión.

Dicho trabajo ha supuesto la creación de una “pieza extraordinaria” en palabras del presidente y CEO de la firma, donde prima la excelencia, las habilidades y el conocimiento de maestros vidrieros. Esto se ha hecho visible tras dos años de trabajo duro.

Características del barril de vino

El barril realizado se caracteriza por ser de un material complemente transparente, de estilo Burdeos, o como en la misma Francia denominan, barrique, que es una técnica de fundición tradicional, conocida también como “fundición a la cera pérdida”. Se llenó con 225 litros de la cosecha Château Lafaurie-Premier Grand Cru Classé 2013 Premier Grand Cru Classé.

Además de estas características también presenta un monograma grabado con las palabras en francés “Femme et Raisins” (Mujer y uvas) creado por el mismo Rene Lalique en 1928. La parte delantera es opaca; cuenta con correas de cuero abrochadas con una piedra redonda pulida de cristal para unir el cañón y por último el tapón, también de cristal, en la parte superior.

Sin duda, un claro ejemplo de cómo el arte del vino y el del cristal se logran fundir.

Fuente de las imágenes: Luxuo

También puede interesarte: