¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > It girl, It boy > La fragancia eterna de Audrey Hepburn

La fragancia eterna de Audrey Hepburn

trendy barcelona

Hay gente que nace con estrella, capaz de deslumbrar cualquier estancia sin ni siquiera proponérselo. Ese fue el caso de Audrey Hepburn, una jovencísima actriz que logró enamorar a Hollywood con su delicada elegancia. En un tiempo en el que los cánones de belleza se regían por la voluptuosidad y la carnalidad desbordante de las actrices como Marilyn Monroe o Jayne Mansfield, la fragancia única de Hepburn embrujó por completo los corazones de sus espectadores.

Un poco como César, Audrey llegó a Hollywood, vio y venció. Con tan solo 24 años fue galardonada con el Óscar a mejor actriz por su papel en ‘Vacaciones en Roma’ (1953) (¡su primera película!) y eso le valió el trono de la comedia romántica hasta el fin de su carrera.

Entre sus incontables éxitos profesionales se encuentra el de ser la primera estrella de cine en convertirse en musa, imagen y embajadora de un perfume de una firma de alta costura. ¿El nombre de la firma? No puede ser otro que Givenchy. Una fragancia que ha simbolizado la eterna amistad entre la actriz y el galante diseñador francés.

Una entrañable amistad

El primer encuentro entre la actriz y el diseñador fue un tanto inesperado, al menos para Givenchy. Así lo describió él mismo al recordar el desconcierto que sintió cuando la joven —y aún poco conocida— Audrey Hepburn apareció en su atelier de París en busca de vestuario para su próxima película, ‘Sabrina’ (1954).

El diseñador, que solo se había quedado con el apellido de Hepburn, esperaba ilusionado la llegada de la gran estrella del momento Katherine Hepburn. Pero el destino hizo que la que llamara a su puerta fuera una delgada chiquilla que encarnaba la elegancia y la sofisticación de los tiempos modernos.

Creadores de estilo

Sus vidas personales y profesionales quedaron unidas desde ese mismo instante. Juntos lograron crear un estilo propio que los acompañaría a lo largo de sus trayectorias. Hepburn lo describió como un “creador de personalidad”, mientras que él afirmó que el estilo de la actriz se había convertido también en el suyo.

Pero quizás el sello más emblemático de esta historia de amor no sea el icónico vestido  negro con el que Audrey interpretó a Holly Golightly en ‘Desayuno con diamantes’ (1961) ni el legendario vestido blanco de ‘Sabrina’, sino el perfume que Givenchy creó en exclusiva para la actriz y que ella llevó hasta el final de su vida.

Historia de un perfume

Encandilado por Audrey, el diseñador creyó que su aura merecía ser traducida en un perfume único. Fue así como junto a la ayuda del perfumista Francis Fabron crearon la composición de L’Interdit. Un perfume que durante un año solo la intérprete pudo disfrutar y que luego se comercializó usando su imagen, convirtiéndose en el parfum icono de la firma.

Se dice que allá en 1957 durante una cena, Givenchy sorprendió a Hepburn con un frasco de este perfume, al que desde un principio quiso llamar por su nombre. Con la humildad tan propia de ella, no pudo más que responder: ‘Mais, je te l’interdit!’, que en francés significa: ¡Te lo prohíbo! Y de ahí nació el mito que ha perdurado hasta la actualidad, como una de las fragancias más emblemáticas de la historia.

Rooney Mara es —desde 2018— la nueva imagen del perfume, que se reinventó en el tiempo para encarnar la elegancia de la mujer cosmopolita del siglo XXI.

También puede interesarte: