¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Leisure > Home Chef incorpora El Club Sándwich a su menú.

Home Chef incorpora El Club Sándwich a su menú.

Home Chef lanza como novedad el club sandwich y la focaccia florentina, dos novedades que después de su éxito han formado ya parte de sus clásicos. Ideales porque son crujientes, calientes, apetitosos y los reyes del comfort food.

La filosofía de Home Chef es la idea de poder trabajar y comer al mismo tiempo.

Seguro que muchos recordáis el Sándwich Club, un estupendo sándwich de tres pisos que se corta en cuartos y se presenta formando una cruz o alineando las porciones para mostrar un sándwich alargado como el de la foto. Hoy, queremos contaros la historia del Sándwich Club y por supuesto daros la receta para que podáis hacerlo en casa.

La historia del Sándwich Club

Dejando atrás el tema de la invención del Sándwich, que se atribuye a los servidores de John Montagu, conde de Sándwich (un aristócrata inglés del siglo XVIII, que le gustaba comer de esta forma porque así podía jugar a las cartas mientras comía sin ensuciarse los dedos), contaremos cómo se creó esta receta y cómo llegó a nuestro país.

Lo que diferencia el club sándwich de un sándwich normal es que para su elaboración se requieren tres (en lugar de dos) rebanadas de pan tostado.

Los ingredientes tradicionales de un sándwich club son: carne de pavo, panceta, queso en rebanadas, hojas de lechuga bien picadas, tomate en rebanadas, y mayonesa servida en una tostada. Las variantes de este sándwich pueden sustituir el pavo por unas pechugas de pollo a la plancha o unos trozos de ternera asada e incluso posiblemente jamón en lugar de panceta. Es generalmente servido junto con papas fritas.

Los Club sándwiches pueden tener una salsa denominada «secreta» y que puede ser específica del local que los sirve. Por ejemplo, los Club sándwiches elaborados en el sur de Estados Unidos incluyen algún tipo de chili que les da un sabor particular.

El producto llegó a nuestro país de la mano de algunos viajeros que lo probaron en otros países pero su consumo no se generalizó hasta la aparición de las primeras cadenas de cafeterías que lo ofrecían como una novedad atractiva en los años 70 y 80. Establecimientos como la cadena VIPS, las cafeterías Nebraska o las cafeterías California lo vendían como alternativa al bikini o sándwich mixto con gran éxito.