¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Astonishing > Historia y fantasía en ‘L’eveil de Madame Isabel’

Historia y fantasía en ‘L’eveil de Madame Isabel’

luxury magazine barcelona

Hace unos meses os presentábamos la última creación de Yolanda Felice, Desde lo más profundo, una antología comentada de sus obras anteriores y de su trayectoria como escritora. Pues bien, esta vez hemos querido recuperar un relato anterior en el que la periodista hizo muestra de sus dotes literarias, creando una obra que ensambla a la perfección historia y fantasía.

En L’eveil de Madame Isabel, la escritora describe minuciosamente la vida de una mujer vampiro que se revela contra su especie, llegando incluso a asesinar a sus propios hermanos. Siglo tras siglo, la protagonista es perseguida por toda clase de personajes —demonios y humanos asesinos— que quieren eliminarla por no seguir las normas sociales.

Una leyenda como inspiración

Yolanda vuelve a poner el eje central de la historia en una heroína femenina que poco a poco nos va desvelando una inquietante historia. El encanto de esta novela recae en la combinación de historia y fantasía. Y es que para el personaje principal decidió inspirarse en Lady Isabela Shaw, una mujer real que vivió en Irlanda a principios del siglo XVII.

Según cuenta la leyenda, su marido, James Shaw, la encerró sin alimentarla en una de las torres del castillo de Ballygally —situado a unos veinte kilómetros al norte de Belfast— por no darle un heredero varón. Ella, en vez de morir de hambre, prefirió suicidarse saltando por una de las ventanas. Dicen que su fantasma camina de noche por las galerías del castillo.

Sobre ello la autora dice:

“saber de este hecho me produjo una gran curiosidad, que a su vez me llevó a contar una historia terrible que guardo encerrada en uno de los archivos más importantes que tiene el ser humano: la memoria”.

Una aventura que nos adentra hacia los rincones más oscuros del alma humana. Por ello, la escritora nos advierte al inicio del relato: “Protegeros con el salmo 91 antes de entrar en mi mundo, ya que puede que, una vez entréis en él, no volváis a salir”.

También puede interesarte: