¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > It girl, It boy > Historia del traje blanco en la política estadounidense

Historia del traje blanco en la política estadounidense

usa elections

Hace unos días Joe Biden y Kamala Harris hacían historia. Uno por convertirse en el presidente electo de los Estados Unidos más votado de todos los tiempos y la otra por ser la primera mujer en ocupar la vicepresidencia del país. Sin querer quitar mérito a la victoria de Biden, queremos reconocer el gran logro que supone que una mujer afroamericana y de ascendencia india llegue a las altas esferas de uno de los estados más poderosos del mundo. Y su primera aparición ocupando este cargo la hizo, ni más ni menos, que vistiendo un traje blanco. ¿La relevancia de este gesto? Te la explicamos ahora. 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que nada en la política (al menos la estadounidense) es casual. Desde los discursos, a los estilismos, nada se deja al azar. Por eso no podemos obviar la simbología que se esconde tras el traje blanco que escogió Kamala Harris para este primer discurso. Su atuendo, compuesto por el infalible duo americana-pantalón, está firmado por Carolina Herrera, guiño que ya se ha interpretado como un homenaje a las mujeres, y en especial a la latinas, dada la procedencia de la diseñadora. Pero ¿por qué el blanco?

Homenaje a las primeras sufragistas

El blanco es el color que rinde homenaje a las sufragistas estadounidenses de principios del siglo XX, que marcharon durante años para conseguir el derecho al voto femenino (meta que alcanzaron en 1920). Desde entonces, el blanco se alza como el símbolo de las mujeres involucradas en la política de los Estados Unidos. La misma Hillary Clinton convirtió el traje sastre de color blanco en un seña de identidad durante la campaña previa a las elecciones de 2016, en las que terminó perdiendo contra Donald Trump. La propia ex primera dama, Melania Trump, escogió un estilismo de dos piezas de Christian Dior en el mismo tono para su primer (y prácticamente último) discurso ocupando esa posición. Un gesto que, además, se interpretó como un ademán de solidaridad con la oponente de su marido. 

También últimamente hemos podido ver a Alexandria Ocasio-Cortez (representante del distrito 14 de Nueva York) usando trajes blancos en honor a las mujeres que conquistaron el voto en su país. Aunque quizás, el acto más significativo lo tuvo, junto a otros 80 demócratas en febrero de 2019 cuando se presentaron en la Cámara de Representantes de EEUU luciendo un traje blanco. 

Y es que la política en el país de las oportunidades se vive de una forma mucho más intensa y personal que aquí. Por eso, no es de extrañar ver a mujeres acudir a las urnas vestidas totalmente de blanco, popularizando así el movimiento #WearWhiteToVote. 

Harris lanzaba un mensaje de esperanza a todas las niñas del país, afirmando que ella había sido la primera pero que, de seguro, no sería la última. Así que a nosotros solo nos queda esperar para ver quién será la siguiente en vestir de blanco, esta vez quizás, como la primera presidenta de los Estados Unidos. 

También puede interesarte: