¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Astonishing > Edén, el jardín botánico más grande del mundo

Edén, el jardín botánico más grande del mundo

luxury travel

No conocemos qué fue del paraíso perdido ni del legendario jardín de las delicias, pero el Proyecto Edén es, probablemente, el espacio que más se le asemeje aquí en la Tierra. Se trata del jardín botánico más grande del mundo —ocupa 15 hectáreas de terreno ubicado en una vieja cantera de arcilla en Cornwall— y es un experimento científico que se sirve de una tecnología muy innovadora para crear distintos climas.

Combina técnicas tan diversas como la ecología, la horticultura, la ciencia, el arte y la arquitectura para lograr ofrecer una agradable e informativa experiencia que, al mismo tiempo, promueve el mantenimiento de un futuro sostenible en dependencia de plantas y árboles. Esta exposición ha logrado congregar más de 100.000 plantas en representación de 5.000 especies pertenecientes a distintas zonas climáticas del mundo.

La concepción del proyecto

El proyecto fue concebido por Tim Smit y diseñado por el arquitecto inglés Nicholas Grimshaw y la empresa de ingeniería Anthony Hunt y Asociados. Grimshaw & Partners fueron elegidos para este emprendimiento debido a su experiencia en la creación del gran techo de vidrio de la Terminal Internacional Waterloo en Londres.

El mayor reto de este proyecto fue el diseño de los edificios que fueran capaces de proporcionar un entorno idóneo para la creación de climas con características diferentes. En busca de la forma más eficaz para contener los distintos microclimas, Grimshaw se inspiró en una forma orgánica: la cúpula geodésica inventada por el estadounidense Buckminster Fuller, que proponía englobar el máximo volumen con la mínima superficie posible.

Diseño y estructura

El proyecto se compone así de 8 domos geodésicos formando dos biomas de árboles y plantas. También hay un bioma al aire libre, un centro de visitantes, un anfiteatro al aire libre y un camino de acceso. Todo fue pensado para utilizar materiales de origen responsable, de bajo consumo de energía y construido con el mínimo desperdicio.

La inspiración de la arquitectura y el diseño se encuentra siempre en la propia naturaleza. En el edificio Core la inspiración se encuentra en plantas y donde son visibles las espirales de Fibonacci en el techo.

También puede interesarte: