¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Asha´s Place > Entrevista a David Guapo

Entrevista a David Guapo

“Debes tener muy claro qué significa triunfar para ti”.

Todos conocemos a David Guapo por sus monólogos en teatro y televisión, y por su participación en películas y series. Pero más allá del personaje que tan familiar se nos ha hecho, hay un hombre divertido, sensible, cercano y con las ideas muy claras. Empezó su carrera hace ya bastantes años, aunque no como humorista, y fue la vida la que le llevó a hacernos reír. Tiene muy claro lo que quiere en la vida y que el éxito no es para siempre y, por eso, ya hace años que también inició una provechosa carrera como empresario. Os invito a conocer a David mientras comemos en uno de los restaurantes top de Barcelona, El Menjador de Xavier Pellicer, considerado el mejor restaurante de vegetales del mundo, aunque, os garantizo, que además de degustar estas exquisiteces que nos da la tierra, también podréis disfrutar de impresionantes carnes y pescados.

P: Naciste en Barcelona. ¿Cómo fue tu infancia? ¿Sabías qué querías ser de mayor?

R: Lo mío era la música y de muy niño empecé a tocar varios instrumentos de forma autodidacta. Bueno y recuerdo también que era gracioso, era siempre el que hacía reír a los demás en el grupo, aunque nunca pensé que esa pudiera ser mi profesión.

Xavier nos propone empezar con una refrescante sopa de remolacha y unas puntas de espárrago que te abren los sentidos y te preparan para todo lo que vendrá. Producto de la más alta calidad tratado con maestría. Una recomendación, dejad el vino en manos del sommelier, os aseguro que no falla y os ofrecerá variedades que nunca habéis probado.

P: Y ¿hasta USA para estudiar música?

R: Yo no estaba en un entorno artístico y creativo para nada. Me quería marchar todavía más lejos, a Australia, pero un amigo mío, Marc Zenon, que es además mi referente musical, me dijo que fuera a San Francisco, que de ahí habían salido todos los grandes: The Creedence, Santana… Y allí me fui. Al poco tiempo, mi profesor ya me invitó a tocar con su grupo y, a partir de ahí, empecé a montar mis propias jams. Después volví para España ya con un disco grabado y empecé a tocar por la zona del mediterráneo.

Cuando hace aparición la Tatín de puerro con ajo negro y pecorino, nos damos cuenta de que algunos vegetales pueden llegar a la categoría de exquisitez si se les sabe tratar. La combinación de sabores es excelente y su textura sencillamente deliciosa.

P: ¿Cómo pasas de la música a los monólogos?

R: Si haces reír a la gente ya la tienes enganchada. Si eres solo el más guapo o la más guapa, no tienes nada que hacer. Para mí era la forma de presentarme y decirle a la gente quién era y de qué iba. Si la gente no sabe de qué vas, te ignora.

P: ¿Quién ha sido tu referente en el mundo de los monólogos?

R: No quiero que suene a pedantería, pero nunca he sido de referentes y mucho menos en los monólogos. Nunca había seguido programas de monólogos y mi estilo era y es el mismo que utilizaba con mis amigos en el bar para hacerles reír.

P: ¿Cómo te enfrentas al público, con todo escrito, improvisas?

R: Mis monólogos son siempre fruto de la improvisación en el escenario, han nacido allí, en el momento. Sí que después de cada actuación escribo lo que más ha gustado, lo que ha hecho reír de verdad al público y ya tengo como 5 horas de texto. Me quedo con lo bueno y lo demás volverá a nacer en la próxima actuación.

Lo que seguro que no está improvisado es el siguiente plato que Xavier nos presenta: puré de coliflor con huevo a 62º, bacalao (sin bisulfitos) y aceite ahumado. Podéis tener la tentación de pedir pan, pero creedme que no es necesario. Las texturas están perfectamente estudiadas para que la combinación sea exacta. Es impresionante.

P:Qué tal el público español, ¿es fácil?

R: Sinceramente, no existe el público fácil ni aquí ni en ningún otro lugar. En el momento en que tienes a alguien delante, ya es público bueno. A partir de ahí, tú decides qué le ofreces.

P: Has hecho de todo: teatro, música, cine, televisión y radio. ¿Qué formato es el que más te cuesta?

R: En realidad, una vez estoy ahí, ninguno me cuesta en especial. Lo que cuesta es llegar y mucho más mantenerte. Y lo realmente difícil es mantener tu personalidad. Todo el mundo sabe más que tú e intenta cambiarte y debes tener la suficiente personalidad, y entre comillas un punto de divo, para decir no, yo soy así. Eso es lo difícil, mantenerte fiel a ti mismo. Por ejemplo, en televisión, cuando algún formato funciona, es muy difícil que te dejen hacer lo tuyo. En el Club de la Comedia no querían que yo saliera con la guitarra. Me cuadré y lo conseguí, y como funcionó querían que cada día saliera con la guitarra. Y dije no, yo salgo con la guitarra cuando creo que es lo que necesito. Pero es así, no miran por ti ni por tu carrera y te queman. Al final tú eres tu propio empresario y debes mandar en tu carrera. Sino, estás quemado en poco tiempo.

P: ¿Y cómo ves hacer de coach en algún programa?

R: Horrible, no me gusta la palabra y me parece una osadía ser el coach de nadie. Lo dejo para gente que no tiene nada mejor que ofrecer. Otra cosa es hacer de jurado de verdad como, por ejemplo, en Got Talent. El jurado es importante y ayuda, pero los auténticos protagonistas son los artistas. Si el protagonista es el jurado, apaga y vámonos. Es una aberración, un abuso y una falta de respeto hacia el artista. Suficientemente difícil es subir al escenario y ponerte delante del público para que encima seas solo un esparrin para lucimiento de otros. No lo soporto, nunca lo haría. No hay humanidad.

P: ¿Cómo verías un Got Talent de monologuistas?

R: Terrible. Un humorista o es gracioso o no lo es. No hay términos medios, no puedes ser medio gracioso porque lo que provocarás es rechazo en el público. Y créeme, no hay tanta gente buena para hacer humor como para crear un programa específico de eso.

P: ¿Hay talento?

R: Hay mucho talento, pero al mismo tiempo hay mucha vagancia. Y cuando se confunde el éxito con ser famoso, vamos mal. Ser artista es una profesión muy relajada, muy elitista y, por eso, debes entender que no eres especial, que eres como un cocinero que te ofrece su talento o un mecánico que te ofrece su trabajo. No eres más guay que los demás.

P: ¿Cuándo pensaste: he triunfado?

R: La verdad es que, desde el principio: yo no soy avaricioso y, desde que tuve suficiente para vivir haciendo lo que me gustaba y pudiendo decir no a aquello que iba contra lo que yo quería, o a aquellos que me querían cambiar hasta el nombre, ya había triunfado.

Y nosotros triunfamos definitivamente con la costilla de cerdo ecológico estilo “tandoori” con zanahorias y cebollas rojas asadas. El cuchillo está de más, la carne se deshace con solo mirarla y su sabor es, sencillamente, inmejorable.

P: La gran pregunta: ¿qué es “frungir”?

R: A ti te lo puedo decir: “frungir” significa follar y surgió por necesidad. En mi primera aparición en el Club de la Comedia, me querían borrar todo un trozo del monólogo porque aparecía esta palabra. Les dije que ya me inventaría una palabra y que le explicaría al público al principio del monólogo su significado. Me dijeron que estaba un poco loco, pero el invento funcionó tanto que ahora estoy luchando para que la incluyan en la RAE y, vamos por buen camino.

Después de pasar este rato tan agradable con David Guapo, conversando mientras degustábamos las delicias que nos ofrecía Xavier Pellicer, tengo algo muy claro: David es, además de un gran artista y un empresario de éxito, una persona con las ideas muy claras, fiel a lo que piensa y a sí mismo. Pero es, ante todo, una persona sencilla, cercana, con una filosofía de vida muy sana y que desprende humanidad. Creo que gran parte de su éxito se debe a ello.