English EN Français FR Deutsch DE Português PT Español ES

¡Suscríbete a nuestra newsletter y recibe las últimas novedades de VSM!

Inicio > Asha´s Place > Con Judith Colell: el Rincón de Asha en Casa Amalia

Con Judith Colell: el Rincón de Asha en Casa Amalia

judith colell

Hoy estoy muy emocionada porque voy a compartir conversación y comida con una persona a la que admiro y a la que me une una amistad de muchos años. Ella es una directora de cine multi premiada que además trabaja para el sector desde la Academia del Cine Catalán y desde la universidad. Ella es Judith Colell, una muestra de la potencia de las mujeres en el cine catalán y español. Y nos encontramos en un lugar con el que también tengo una relación de muchos años, un clásico indispensable de la buena comida de mercado en Barcelona desde 1950, al que ya iba con mis padres siendo niña y que ha sufrido una impresionante transformación de la mano del chef Antonio Salguero y su magnífico equipo. Hablo, como no, de Casa Amàlia.

El local es bonito y acogedor y todo el equipo de sala es tan joven como profesional y amable. Nos dejaremos aconsejar por ellas con los ojos cerrados.

Restaurante Casa Amalia especializado en cocina de mercado desde 1950

Mientras esperamos a que nos recomienden los platos nos deleitan con un pan de masa madre a la brasa, elaborado con harinas ecológicas y usando métodos tradicionales por la panadería Le Pain d’Éric & Benjamin. Y el mejor amigo del pan es, sin duda, el aceite. Y este aceite de oliva de cosecha temprana procedente de Belianes (Lleida) es un gran amigo ¡Como algo tan sencillo puede estar tan bueno!

¿Cómo te defines Judith?

En el ámbito profesional yo siempre digo que tengo dos sombreros: el de la directora de cine, de presidenta de la Academia, el de hacer películas y me siento más directora que productora y guionista. Y el otro ámbito, el otro sombrero, es mi trabajo en la Universidad Ramón Llull-Blanquerna, donde soy Vicedecana de Empresa FCRI Blanquerna URL (PhD) y al mismo tiempo soy la Directora del Grado en Comunicación Audiovisual. Es un trabajo que me llena mucho.

En el ámbito más personal, creo que soy una persona inquieta, muy trabajadora y con mucha fuerza, pero también con algunos defectos, como ser muy impaciente, me gustaría que todo ocurriera muy rápido.

También sufro, como muchas mujeres, el síndrome de la impostora. Y muchas veces me pregunto: “¿por qué estoy aquí?” “¿por qué me ha tocado a mí?”

Y me gusta y quiero mucho a mi familia, mi casa, la tranquilidad

Como presidenta de la Academia del Cine Catalán estamos desarrollando un protocolo para prevenir y gestionar estos casos de abusos Queremos crear un observatorio.

Judith Colell

– ¿Cómo llevas el nuevo cargo de presidenta de la Academia del Cine Catalán? ¿Qué responsabilidad, ¿verdad?

Sí, es una gran responsabilidad, y me costó mucho presentarme, pero me hizo mucha ilusión que me eligieran como presidenta. Tengo la suerte de tener un equipo muy bueno y que dentro de la academia ya hubiera un equipo buenísimo.

Hemos lanzado varias iniciativas muy importantes como el departamento contra abusos, donde cualquier persona de la profesión que se haya sentido acosada puede dirigirse a pedir ayuda de forma totalmente anónima. El equipo está formado por una psicóloga y una abogada, que són las únicas que tienen información de los casos y que pueden ayudar i asesorar a las víctimas. Y, paralelamente, estamos desarrollando un protocolo para prevenir y gestionar estos casos. Queremos crear un observatorio.

En otro ámbito muy distinto, hemos creado la residencia de guiones, que tiene como objetivo ayudar a guionistas a mejorar sus proyectos. Se escogen los 8 mejores guiones para becarlos para que se puedan hacer realidad.

Y muchos otros proyectos, que vamos poniendo en marcha siempre con el mismo objetivo: que la academia ofrezca cosas tangibles para los profesionales y revertir la situación de que la gente se marche a otros lugares por falta de oportunidades aquí. Queremos dinamizar la industria cinematográfica catalana con actividades como encuentros de directores de casting internacionales o de actores o de operadores de cine.

Empieza el festival gastronómico con una selección de croquetas de un tamaño realmente espectacular ¡Pero mucho más espectacular es su sabor! La cremosa de bellota elaborada con jamón ibérico de origen extremeño es una pura delicia.

Croqueta Cremosa d’gla en Restaurante Casa Amalia

La cremosa de txangurro es el equilibrio perfecto entre el sabor potente del buey de mar y la delicadeza de la emulsión de langostinos que la completa. Y cuando Popeye hace aparición en la mesa, nos quedamos sorprendidos por su aspecto y tamaño. Este excelente buñuelo de espinacas de Can Fisas y miel de panal de la zona de Tarragona es un homenaje al producto de proximidad.

Cremosa de Txangurro en Restaurante Casa Amalia

Tienes una larga experiencia previa en puestos de responsabilidad, por ejemplo, como vicepresidenta de la Academia del Cine Español. ¿Supongo que ha sido un elemento decisivo para presentarte?

Sí, la verdad es que en los seis años que estuve en la Academia Española, aprendí mucho y descubrí que me gustaba mucho trabajar para mejorar el sector. Aprendí cómo funcionaba una academia y lo que se podía llegar a hacer desde la presidencia. Después de esta experiencia quise entrar en la junta de la academia catalana para conocerla desde dentro y me propusieron que me presentara para presidenta. En ese momento la presidenta era Isona Passola y lo estaba haciendo muy bien y yo no quería competir con ella, así que, decliné la oferta, pero dejé la puerta abierta para presentarme pasados los 4 años de mandato. Y así fue, me volvieron a llamar, me presenté y salí elegida.

Asha con la directora, guionista y productora de cine española, Judith Colell

Eso sí, debo reconocer que todo el proceso electoral no me gustó, no me gusta la competencia que se crea, la dinámica de ganadores y perdedores. Afortunadamente, teníamos y tenemos una relación excelente con la otra candidatura y, una vez salí elegida, creamos alianzas para trabajar juntos. Pero, como dije desde el principio, yo estaré 4 años y dejaré paso a otro compañero.

Conocí a Teresa Pelegrí con la que compartía vocación y empezamos a movernos en ese mundo. Hicimos una película con Toni Ribas, “Meritorias”, y a partir de ahí entramos en el mundo del cine al 100%.

Judith Colell

Mirando hacia el pasado. ¿Cómo fueron tus inicios y cómo descubriste tu vocación?

¡Descubrí mi vocación en el colegio! Junto con una compañera de clase descubrimos que existían las directoras de cine y lo que hacían y decidimos que nosotras queríamos dedicarnos a eso.

Yo de muy pequeñita, cuando me preguntaban que quería ser de mayor, a diferencia de otras niñas que contestaban que querían ser médico, bombero o lo que sea, yo decía que quería ser actriz de películas de terror. ¡No sé por qué películas de terror en concreto! Yo quería ser actriz porque no sabía que existían las directoras de cine y, cuando lo supe, tuve claro lo que quería hacer.

Lo que me interesaba era estar detrás de la cámara y no delante. Debo reconocer que no soy buena actriz, así que el público se ha librado de verme actuar. Conocí a Teresa Pelegrí con la que compartía vocación y empezamos a movernos en ese mundo. Hicimos una película con Toni Ribas, “Meritorias”, y a partir de ahí entramos en el mundo del cine al 100%.

Judith Colell y su marido Jordi Cadenas en el Festival de San Sebastián

¿Quién fue tu referente?

Es complicado. Yo conocí a mi marido, Jordi Cadenas, cuando era muy jovencita y él ya era un director consagrado y creo que es uno de los grandes referentes para mí. Me ha ayudado, hemos trabajado juntos, así que, sin duda, ha sido mi gran referente. Y después tengo otros referentes que van cambiando, directores nuevos que hacen cosas innovadoras que me inspiran, que tienen una mirada distinta.

Aprendí mucho de la misma ciudad de NY, cosmopolita, mezcla de culturas y de formas de ver el mundo, muy tolerante, muy viva. Me encantó

Judith Colell

Te fuiste a Estados Unidos para formarte. ¿Cómo fue la experiencia en NY?

Sí, yo había estudiado Historia del Arte porque en aquel momento no había ninguna carrera ni ninguna escuela de comunicación audiovisual y pensé que era lo que más conexión tenía con el mundo del cine. Teníamos una cátedra y algunas asignaturas de cine y era lo que más se parecía a lo que yo buscaba. Cuando terminé, me marché a Nueva York a hacer un postgrado de 6 meses y la verdad es que fue como descubrir otro planeta. Desde el primer día nos daban una cámara y nos decían que nos fuéramos a rodar a la calle, a hacer una película sin guión, un plano secuencia… Aprendí muchísimo. Y también aprendí mucho de la misma ciudad, cosmopolita, mezcla de culturas y de formas de ver el mundo, muy tolerante, muy viva. Me encantó.

“53 dies d’hivern” es una de mis películas favoritas que he hecho y que estuvo premiada en el Festival de San Sebastián y en los “Premis Barcelona, que fueron los precursores de los Gaudí.

Judith Colell

Al volver retomé el trabajo en películas que había empezado mientras estudiaba y que pausé para formarme de verdad, y empezaron a salir proyectos interesantes como los 5 cortos que hicimos 5 mujeres directoras,  una película sobre una obra de Isabel Clara Simó de la que mi marido había escrito el guion. Ya después me centré en preparar un largometraje, “Dones”, del que estoy muy orgullosa y, la verdad es que tuvo mucha repercusión.

Escena película “53 dies d’hivern” de Judith Colell

Y, a partir de ese momento, se me abrió un nuevo mundo cuando me ofrecieron hacer publicidad. Y me lancé a ello porque, además de generarme unos ingresos que me permitían hacer otros proyectos, el poder estar cada semana rodando una historia distinta, con personas distintas, era apasionante, aprendí mucho.

A continuación hice “53 dies d’hivern” que es una de mis películas favoritas y que estuvo premiada en el Festival de San Sebastián y en los “Premis Barcelona que fueron los precursores de los Gaudí. Y desde ese momento ya solo me he dedicado a las dos cosas que me apasionan, dirigir películas y formar a las nuevas generaciones, primero en la Universidad de Girona y después en la Blanquerna.

De vuelta de Nueva York, estamos listos para probar el Arròs d’Gla. Hacer arroces no es fácil y este es de los mejores que he probado en mucho tiempo. Los ingredientes has sido seleccionados para buscar la armonía: arroz de Molino de Roca gran reserva; presa ibérica de bellota, procedente de Añora, Córdoba. DO Valle de los Pedroches; y gírgola de castaño. ¡Han encontrado la perfección, creedme!

Arròs d’Gla de Restaurante Casa Amalia

Has tenido una carrera llena de éxitos. ¿Estás orgullosa de todo lo conseguido?

¡Sería muy falsa si dijera que no! Estoy contenta de lo que he conseguido, de los premios y, por supuesto. Me encantaría ser una de esas directoras con mucha repercusión, por haber generado un cambio. ¡Mentiría si dijera lo contrario!

Pero en lo que realmente me siento afortunada, es en poder ganarme la vida con lo que me apasiona. Tengo una vida que me encanta y puedo vivir bien haciendo lo que me gusta. ¿Qué más puedo pedir?

Me encantaría ser una de esas directoras con mucha repercusión, por haber generado un cambio. ¡Mentiría si dijera lo contrario!

Judith Colell

Ahora que estás viviendo un momento lleno de éxito… ¿quisiera preguntarte cuándo has tocado el cielo?

A nivel profesional, cuando gané el premio especial del jurado del Festival de San Sebastián, porque es un premio muy importante y lo gané con una película muy personal y que además hice conjuntamente con mi marido, Jordi Cadena. Y otro momento especial, mágico, fue cuando ganamos el “Premi Nacional de Cinematografia de la Generalitat”.

Y a nivel personal, sin duda, cuando nacieron mis hijos.

También eres Vicedecana de Empresa y directora del Grau en Comunicación Audiovisual en Blanquerna. ¿Cómo afrontarás ambos cargos?

La verdad es que, trabajando mucho, pero disfrutando mucho también.

Más que compaginar los dos cargos, estoy intentando que se complementen y que desde uno pueda enriquecer al otro. Hay una parte, la de relación con instituciones y empresas, que es totalmente igual para uno que para otro ya que, tanto desde la academia como de la universidad, hay un objetivo común que es potenciar el cine en catalán.

Al final es conseguir que nuestros profesionales reciban estímulos y ayudas para que se queden a trabajar aquí. Tenemos mucho talento y es necesario que las administraciones se impliquen

Judith Colell

Tu trayectoria como directora es particularmente destacable. Conoces el cine por dentro. ¿Crees que éste es un requisito indispensable para dirigir la Academia?

No sé si indispensable, pero creo sinceramente que ayuda mucho a hacer un trabajo útil.

Los que estamos en el día a día del sector, conocemos los problemas y carencias que tiene y podemos poner en marcha proyectos para solucionarlas. Un ejemplo es la residencia de guionistas que antes te comentaba, un proyecto laboratorio que ya se está haciendo en otros lugares y que otorga una beca a 8 guionistas para que tengan un sueldo durante 1 año y se puedan dedicar a su proyecto con la ayuda de un tutor que les asesora y acompaña.

Y, muy importante, todas las instituciones públicas se han sumado y han apoyado el proyecto. Al final es conseguir que nuestros profesionales reciban estímulos y ayudas para que se queden a trabajar aquí. Tenemos mucho talento y es necesario que las administraciones se impliquen para retenerlo y atraer también talento de otros lugares de España y del resto del mundo.

Cuando hice mi tesis doctoral me di cuenta de que el estilo de cada uno de los directores y actores viene marcado por nuestra obsesión en una temática concreta. Mi obsesión son los temas sociales, la denuncia de aquello que no me gusta y que creo que se debe visibilizar.

Judith Colell

Muchas películas tuyas hablan de las mujeres, contando historias sobre su situación desfavorecida o sobre el maltrato… ¿es el cine una buena herramienta para sensibilizar?

Sí, definitivamente lo es. Mira, hace poco estuve realizando mi tesis doctoral y para hacerla hablé con muchos directores y actores. Me di cuenta de que cada uno tenemos nuestro estilo que viene marcado por nuestra obsesión en una temática concreta.

En mi caso, mi obsesión son los temas sociales, la denuncia de aquello que no me gusta y que creo que se debe visibilizar. Me di cuenta de ello revisando mis películas después de hacer la tesis. Siempre he estado denunciando temas de muy diversa índole. Y mi última película, que es una película dominicana que ya se estrenó aquí, habla de la violencia de género dentro de las clases altas del país, una realidad a menudo escondida.

Eres también socia fundadora e impulsora de CIMA (Asociación de mujeres cineastas y de medios audiovisuales). ¿Qué piensas del papel de la mujer en la industria audiovisual catalana?

Esta idea nació porque hicimos un proyecto con una multinacional americana donde cinco directores consagrados apadrinaban a cinco directores jóvenes, que estaban empezando. Y el resultado fue: ¡5 hombres apadrinando a 5 hombres! Las mujeres directoras nos quejamos y la respuesta fue un clásico: “no hay mujeres directoras” ¡Increíble! Y entonces, un grupo de directoras donde estaban mujeres tan potentes como Isabel Coixet, Iziar Bollaín, Gracia Querejeta y otras, no juntamos y decidimos crear una asociación para demostrar que sí que había mujeres directoras y así darles visibilidad. Otro de los argumentos que daban los hombres era que las mujeres directoras no eran mediáticas.

Al principio éramos un grupo pequeño, pero hemos ido creciendo, han ido apareciendo otros grupos similares y creo que entre todas estamos haciendo cosas muy interesantes. Estamos avanzando, pero todavía debemos seguir empujando para una paridad real en el sector.

que una película en catalán gane el Oso de Oro de Berlín, no sé si se volverá a repetir algún día. Y es muy importante para nosotros porque demuestra que con producciones hechas en catalán podemos ir a cualquier parte

Judith Colell

“El efecto Alcarràs” de Carla Simó… da empuje al cine catalán. ¿Es un punto de inflexión esta película?

Carla es una persona maravillosa que se merece todo lo bueno que le pase y pienso que “Alcarrás” es una película esplendida, única que me encantó y me tuvo enganchada desde el primer segundo. Además, está rodada con actores no profesionales, hecha con mucho cariño. En fin, es una gran película. Y debemos decir también que hemos tenido mucha suerte, porque que una película en catalán gane el Oso de Oro de Berlín, no sé si se volverá a repetir algún día. Y es muy importante para nosotros porque demuestra que con producciones hechas en catalán podemos ir a cualquier parte, podemos ganar premios y no debemos tener ningún tipo de complejo.

chuletón a la brasa de lomo bajo madurado de Restaurante Casa Amalia

Y aunque el siguiente protagonista, el ¡Txotx!, no viene de Alcarrás sino de Guipúzcoa, estoy seguro de que nos encantará. La buena carne no necesita de demasiados adornos y este chuletón a la brasa de lomo bajo madurado +35 días, sello Top Marbled, venido de Astigarraga (Guipúzcoa) es una prueba de ellos. Producto de calidad extrema y manos expertas que lo sepan tratar con el respeto que se merece. ¡Espectacular!

Y hablando de películas, hablemos de las tuyas. ¿Cuáles son tus favoritas?

Estoy orgullosa de dos, “53 dies d’hivern”, por los personajes, porque habla de la fragilidad humana. Porque fue la primera película en que descubrí el estilo en el que quería seguir profundizando y la miro y me sigue gustando, que no siempre me pasa con mis películas. Y la otra és “Elisa K”, porque es muy importante hablar de los abusos a menores, es una película que nos dio muchas alegrías, en la que trabajé con mi marido. Me siento orgullosa de haberla hecho. Pero quiero puntualizar que quiero a todas mis películas, son parte de mí.

Háblame de última película, “15 horas”.

Es una película que ya se ha estrenado, aunque hicimos un estreno en un formato muy reducido y hay gente que todavía me pregunta cuándo se estrena. Es una película que me ha hecho descubrir un país excepcional, República Dominicana, una gente maravillosa que, en contra de algunos tópicos que corren por ahí, trabajan muchísimo. Me ha hecho descubrir una industria del cine que está despegando gracias al apoyo de las administraciones y que están haciendo una apuesta muy clara por el cine de calidad. Y el proyecto es muy interesante porque habla de un tema como el maltrato, el maltrato en las clases altas, que en Dominicana nunca antes se había tratado y que es un problema grave en el país.

¿Cómo ves las nuevas generaciones de directores y guionistas? ¿Qué consejos les darías?

¡Los veo espectaculares! Y el consejo que les daría es que sean muy tozudos, que tengan claro que un “no” no es el final de la carrera. Que recibirán más “no” que “si”, pero que es normal. Pienso que tenemos una gran cantera, unas escuelas buenísimas de donde sale gente muy preparada y esto ya se está empezando a notar y se notará mucho más en un futuro cercano.

¿Qué se debería hacer para potenciar más la cultura y el cine?

Creo que hay dos cosas fundamentales, una es la promoción. Mira el ejemplo de “Alcarrás” que al ganar en Berlín, ha tenido una muy buena promoción y esto ha provocado que la gente la fuera a ver de forma masiva y que unos la recomendaran a otros porque es una gran película. Y el otro aspecto importante es el desarrollo tecnológico y el crear un nuevo público. Eso pasa por educar a las nuevas generaciones en que existe un cine distinto del que están habituados a ver y que lo pueden ver en catalán.

Para finalizar y, dado que la comida ha sido copiosa, nos recomiendan un postre ligero, elegante y refrescante, el Melón Cucumber fresh party. Melón mojito con espuma de manzana Granny Smith y sorbete de lima, albahaca y pepino. La combinación de la dulzura del melón con la frescura y acidez de la manzana y la lima, lo hacen realmente delicioso y muy digestivo.

Melón Cucumber fresh party en Restaurante Casa Amalia

En otros países como Francia, el gobierno ayuda mucho a la cultura… ¿por qué aquí no?

No sería justo decir que aquí no se apoya porque se dan ayudas, pero lo cierto es que no se hace con la misma intensidad. Una cosa muy importante es que la cultura y el cine se deben considerar temas de estado y no se pueden cambiar las políticas cada vez que hay un cambio de gobierno, dependiendo de si el que manda cree más o menos en la importancia de la cultura como esencia de país.
En Francia esto lo tienen muy claro, entienden que un país no es nada sin su cultura, sin sus idiomas, sin sus costumbres. Esto lo deberían entender todos los gobiernos que tenemos en España independientemente del partido que en este momento esté en el poder.

¿Qué proyectos de futuro tienes?

Tengo un par de proyectos, uno basado en un texto que se llama “Consejos para cortar una cebolla sin llorar” que forma parte de un libro que se llama “Titulares y reservas”. Es un libro de periodismo literario escrito por el decano de la facultad, Josep Lluis Ico. Y el otro es una película de época que habla sobre los “pasadores”, las personas que pasaban judíos al otro lado de la frontera y especialmente de un pueblo de la Vall D’Aran que ayudó a que muchas personas salvaran sus vidas.

Hemos pasado un rato increíble con Judith, esta mujer polifacética que ama su profesión y la vive con auténtica pasión, ya se detrás de la cámara, dirigiendo la academia o potenciando a las nuevas generaciones desde el mundo universitario. Es la misma pasión que Antonio Salguero y su equipo le ponen al trabajo que hacen, consiguiendo un resultado excepcional tanto en la comida, difícil de olvidar, como en el trato amable que te hace sentir realmente a gusto en Casa Amàlia. ¡Repetiremos muy pronto!

Artículos Relacionados

Suscríbete a nuestra

Newsletter

Sé el primero en participar de todas las novedades de Vip Style Magazine y recibe gratis la versión reducida de la revista.