Así trabajan los “buscatesoros” del lujo.

A día de hoy ¿todavía queda algo por inventar? En el sector del lujo parece que no.